Hola a todos 🙂

Dicen que no existe la fórmula exacta del éxito, y estoy de acuerdo. Triunfar es muy complicado en un mundo en el que hay tanta competencia, pero, como siempre digo, es posible hacer realidad nuestros sueños e ideas ¿No crees?

¿Qué es el éxito? ¿Cómo se mide?

Estas dos preguntas son fundamentales para mí.

¿El éxito es ganar mucho dinero o ser conocido?

¡Para nada!

El éxito es ser capaz de sacar un proyecto adelante desde cero, de hacer realidad una idea o, simplemente, de alcanzar unos objetivos o metas que te hayas propuesto.

Hace un par de años, yo me propuse potenciar mi marca personal y llegar a vivir de mi blog ¡Y lo he conseguido!

Es más, gracias al duro trabajo de estos dos años, me han ofrecido un puesto como Responsable de Marketing y Comunicación en una agencia, mi actual trabajo.

10 claves para emprender


#1 Comparte

Así es, comparte todo tu conocimiento, experiencia y sabiduría.

Si por algo se caracteriza la búsqueda de una meta, es por todo lo que vamos aprendiendo por el camino.

Comparte ese desarrollo tanto personal como profesional. Vas a ayudar a otras personas que estén empezando o en pasos inferiores.

En mi caso, llevo cinco años como bloguero y dos como freelance, tiempo en el que he aprendido MUCHO, tanto bueno como malo (lo que no hay que hacer). Por ese motivo, ahora otros blogueros me invitan a escribir en sus blogs o me hacen entrevistas. Ha sido un recorrido largo en el que he aprendido muchísimo, aprendizaje que merece la pena ser compartido.

Además, ofrezco un servicio especializado de mentoring para aquellas personas que estén pensando en emprender en el mundo digital, o bien ya lo hayan hecho y no estén obteniendo los resultados esperados.

#2 Da lo mejor de ti

Ofrece siempre lo mejor de ti, tu cara más profesional. Busca la excelencia y la perfección (sin obsesionarte, por supuesto), en todo lo que hagas.

Así es como se consigue llegar lejos, dando lo mejor de uno mismo y con mucho esfuerzo.

Puede que haya atajos, pero, al menos, yo no los conozco.

Además, te interesa ofrecer tu mejor versión, especialmente si buscas potenciar tu marca personal.

#3 Paciencia

Esto es un camino muy largo (a veces se hace lento y pesado). De modo que, amigo, tienes que tener paciencia.

Nadie ha triunfado de la noche a la mañana. En todos los casos de éxito que conozco, hay un enorme trabajo y sacrificio detrás.

Yo no creo en la suerte ni en las casualidades, así que ármate de paciencia.

#4 Resiste

Como acabo de mencionar, el camino hacia el éxito es lento.

Hay días, incluso temporadas, buenas, pero otras muy malas, en las que trabajas mucho y no ves los frutos.

De modo que, tienes que resistir las embestidas y seguir siempre hacia delante.

Por supuesto, nunca pienses en tirar la toalla. Jamás.

#5 Pasa a la acción

¿Has escuchado alguna vez ese refrán que dice “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”?

¡Pues eso mismo!

Si tienes una buena idea y un proyecto que te apasiona, que no te falten las ganas. Pasa a la acción cuanto antes.

El tiempo que estás “perdiendo” es el que estás retrasando para llegar al éxito.

#6 Usa la intución y la lógica

Suele pasar que, cuando emprendemos y nuestra idea o proyecto empiezan a crecer, podemos vernos abrumados y sobrepasados. Para que esto no te suceda y vayas por el buen camino, debes usar la intuición y la lógica.

Incluso puedes llegar a equivocarte. Es normal, nadie nace enseñado, y el mundo del emprendimiento no es sencillo.

Mi consejo es que te rodees de otros profesionales con los que compartas intereses y, sobre todo, valores. Ya sabes, la unión hace la fuerza.

Así que rodéate de gente buena y huye de las personas tóxicas y dañinas. Lamentablemente, en este mundo hay demasiadas. Debes saber identificarlas y, si se acercan a ti, salir corriendo.

Estoy seguro de que, para sacar tu proyecto adelante, vas a necesitar un diseñador, un gestor, un mentor, etc. Rodéate de gente que comparta tu espíritu y visión.

Hace unos meses me pasó algo que ilustra este epígrafe. Empecé a trabajar con unos gestores online que me habían recomendado otros blogueros porque a ellos les va genial con un servicio de este tipo. En mi caso, la relación no cuajó, no acaba de fluir. Tratar de temas tan delicados como dinero, impuestos, facturación y demás a través de email no me pareció lo más oportuno. Por no hablar del trato frío y distante.

Con este quiero hacerte ver que lo que le funciona a un colega no tiene porqué servirte a ti.

#7 Duda

Como he dicho nada más empezar, no existe la fórmula del éxito. Por lo tanto, te vas a equivocar (tienes que hacerlo).

Cometer errores forma parte del aprendizaje. De lo que se trata es de sacar la parte positiva de esas equivocaciones, para aprender de ellas y corregirlas.

Así es, te vas a encontrar con situaciones de auténtica incertidumbre. Cuando te suceda, guíate por tu instinto (y la lógica de la que hablaba antes) y, por supuesto, duda. Dudar es de valientes 😉

#8 Diferénciate

Para mí, esta es el más importante de todos los consejos.

El mundo de la empresa y del emprendimiento es extremadamente competitivo, ya que existen infinidad de rivales que se dedican a lo mismo.

¿Cuál es la clave?

Diferenciarte. Haz las cosas de diferente manera. No copies a los otros, investiga, indaga y prueba cosas nuevas. Incorpóralas a tu idea y, sobre todo, haz las cosas de manera distinta a esos rivales, no seas uno más. En caso contrario, pasarás totalmente desapercibido, y lo que te interesa es destacar por encima de los demás.

#9 No odies

De este tema ya he hablado alguna vez.

Vivimos en un país en el que las criticas y envidias aparecen en cuanto empiezas a destacar.

Yo lo he vivido. Es absurdo, sí, pero están ahí, y tengo que avisarte.

En este camino te vas a encontrar con gente estupenda, pero también con otros que te odian por el simple hecho de despuntar, de hacer las cosas diferentes.

¿Mi consejo?

Vuelve a armarte de paciencia y pasa de todo eso 😀 (vivirás más feliz no dejando que te influya lo que puedan decir los demás).

# 10 Aprende a aceptar el fracaso

Tu idea, proyecto o negocio puede salir bien (seguro que es así), pero tienes que estar preparado para que no consigas tus metas y objetivos (tampoco me gusta llamarle fracaso).

¿Qué hacer para que esto no suceda?

Si llevas un tiempo y sientes que no estás consiguiendo los resultados esperados, quizás tienes que darle una vuelta a tu idea original, para detectar las debilidades y corregirlas.

Siempre está bien ir introduciendo novedades en tu proyecto cada cierto tiempo.

En el caso de que fracases no consigas los objetivos que te habías planteado inidicalmente, levántate. Hazlo siempre que te caigas. El fracaso nunca es malo, siempre representa una oportunidad para seguir aprendiendo y creciendo.

Para terminar, os dejo un vídeo que me grabaron mis amigos de Auntie Films (autores de algunos de mis vídeos) en una de sus Master Class, en concreto en una sobre desarrollo personal a través del cine, en la que a todos los participantes nos grababan preguntándonos cuáles creemos que son las claves del éxito.