¡Hola de nuevo! 🙂

En esta segunda entrega os voy a hablar de la gran importancia de utilizar un correcto lenguaje a la hora de elaborar textos para un blog, es decir, de técnicas de copywriting para impresionar a tu público. La audiencia que está acostumbrada a leer contenidos en soporte físico no lleva a cabo esta acción de la misma manera cuando se topa con creaciones más dinámicas en Internet. Como ya escribió Max en su entrada anterior, es necesario persuadir a tus lectores.

Si quieres dominar el arte de escribir en el medio digital, debes cambiar el chip y repensar tu forma de actuación. Personalmente daba por hechas muchas cosas desde un punto de vista más teórico, pero cuando me enfrenté a mis primeros trabajos con textos online me dí cuenta de que necesitaba replantearme mi forma de trabajo.

Por eso, en esta entrada te quiero ofrecer algunas sugerencias que considero muy útiles desde mi experiencia como periodista y varios consejos que a mi me han servido para desenvolverme con seguridad en entornos digitales.

Internet es un terreno con sus propias reglas


Lo primero que debes tener en cuenta es que en Internet existen millones de contenidos similares y que para destacar entre el resto de ofertas y competidores necesitas marcar la diferencia. Todo se encuentra a un simple clic y el contenido es fácilmente accesible, por lo que tus textos tienen que ‘pelear’ con mayor dureza para ganarse un pequeño “rinconcito” en la memoria de tus seguidores.

Tus potenciales lectores, por regla general, tienen un umbral muy bajo de paciencia y permanencia frente a los contenidos, precisamente por la amplia oferta de la que disponen. Por ello, la cantidad de texto que publicas en tu blog debe estar muy estudiada para no saturar en exceso a todos aquellos que estén dispuestos a echar un vistazo a lo que escribes.

Técnicas de copywriting para impresionar a tus lectores

En este entorno, tu contenido puede llegar al resto de usuarios de forma fragmentada y puede ser leído desde cualquier lugar. Esto quiere decir que, por ejemplo, a través de tu cuenta de Twitter puedes lanzar un titular junto a un enlace que se encuentra separado de su contexto, que en este caso es el total del contenido de tu blog. Cuando uno de tus lectores accede a esta primera invitación, el contexto en el que se encuentra puede ser muy variado. Debes ser consciente de que con los dispositivos móviles actuales se pueden consumir contenidos online en todo tipo de situaciones.

[Tweet “Diferenciate de tu competencia ofreciendo contenidos exclusivos #Copywriting”]

La importancia de un buen titular


Siempre se ha insistido en la necesidad de captar la atención del lector con un titular efectivo, capaz de suscitar su interés. Esa idea sigue vigente a día de hoy, aunque en pleno 2015 debes tener en cuenta una serie de trucos como redactor:

 Escribe titulares directos

Tu lector no entrará en tus contenidos si en el titular no aparecen bien definidas cuáles son sus características formales y qué resultados va a obtener tras su lectura. No es lo mismo escribir “10 apps para gestionar tus ingresos y gastos”, que titular “¿Harto de no llegar a fin de mes? Tenemos todas las soluciones para evitarte problemas inesperados”.

El primer ejemplo es directo y tiene un objetivo claro, sin embargo el segundo resulta muy difuso y tu lector no sabría muy bien qué es lo que le espera si accede al contenido.

 Resume tu contenido

Un buen titular tiene que resumir de manera muy sintética todo lo que deseas contar, utilizando muy pocas palabras. Debe recoger la esencia de tu texto. Te recomiendo que no sobrepases los 70 caracteres en este apartado, ya que algunas plataformas y buscadores tienen incorporado un sistema de limitación de espacio.

 El titular debe ser simple y sencillo

Se debe entender por sí mismo y no dar oportunidad a que genere dobles interpretaciones fuera de contexto. Intenta evitar los sentidos figurados cuando titules en tu blog, porque aunque en ocasiones puede resultar una buena técnica para captar la atención, pueden invertirse las tornas y provocar el efecto contrario, que tu lector no se entere de nada.

 Utiliza palabras clave

Utiliza siempre palabras clave con el objetivo de que los buscadores puedan indexar fácilmente tus contenidos y que pasado un tiempo desde su publicación, se puedan encontrar sin problemas escribiendo únicamente sus palabras destacadas.

 Aporta valor extra

Ten en cuenta que tus lectores acuden a tus contenidos invirtiendo parte de su valioso tiempo, por lo que captarás mejor su atención si les ofreces algo a cambio. Si tus seguidores descubren a través del titular que van a obtener algún tipo de beneficio cuando finalicen la lectura, conseguirás un mejor rendimiento. Como consejo, es tan sencillo como que tú mismo te plantees la siguiente pregunta: ¿Por qué pincharía yo en este contenido y qué es lo que me va a aportar cuando lo concluya?

¡Atención! ¿Y la estructura del texto?

Técnicas de copywriting para impresionar a tus lectores

La gran mayoría de quienes escribimos en soportes digitales tendemos a llevar a cabo esta tarea básandonos en nuestra experiencia anterior como lectores y consumidores de contenidos offline. Un gran error que cometemos es pensar que tenemos que escribir de la misma manera en que se lee y desgraciadamente, esa actitud a día de hoy, no es válida.

No sirve de nada que organices la información empleando grandes bloques de texto compacto, que cansan tu vista en la pantalla. Los ladrillos tienen su importante función en la construcción de edificios, en un texto no. La estructura que utilices debe ser dinámica, muy limpia y visualmente atractiva. Como siempre se ha dicho, un buen texto es aquel que fluye con rapidez en la retina de tu lector.

Algunos consejos que puedes aplicar para escribir con agilidad y sabiendo ciertamente que el texto va a resultar atractivo son:

  • Divide la información en epígrafes descriptivos. Sí, como los que he empleado en este mismo texto.

  • Utiliza párrafos cortos con una idea clara en cada uno de ellos. Es mejor fragmentar la información que mezclar conceptos.

  • No tengas miedo a la hora de utilizar interlineados y márgenes abundantes. Los espacios en blanco entre líneas aportan dinamismo.

  • No utilices cuerpos de texto excesivamente pequeños, piensa un poquito en los miopes. En Internet los costes del papel no existen y no necesitas ser tan ahorrador.

  • Las ideas de un texto quedarán mucho más claras si las estructuras en listas, como esta que estás leyendo ahora mismo.

  • Añade enlaces en tu texto que puedan derivar a tus lectores hacia otros contenidos complementarios y haz que sean reconocibles visualmente mediante otra tipografía y color destacado. Tus informaciones siempre serán más compactas si se pueden consultar otros puntos de vista existentes.

[Tweet “6 consejos para estructurar bien tus textos #Copywriting”]

Imagina cómo sería tu lector ideal

Técnicas de copywriting para impresionar a tus lectores

Una de las primeras cosas que me enseñaron en la facultad de Periodismo para aprender a escribir correctamente fue tener muy definidas las características del lector al que te estás dirigiendo. Una pregunta de un profesor que se me quedó muy marcada y la he aplicado siempre a partir de ese momento fue: ¿Piensas que este texto lo podría entender cualquier persona sin tener conocimientos previos de ello? ¿Tu abuela lo entendería?

Por ello, siempre que escribas un texto para tu blog o página web te recomiendo que crees en tu imaginación un personaje que sea ideal y representativo de toda tu audiencia. Tu mente debe representar la figura de esa persona y una vez que te enfrentes al documento en blanco, todos tus esfuerzos deben centrarse en conseguir que ese hipotético lector comprenda todo lo que le vas a contar. Escribe únicamente para él. Si estás seguro de que tu ‘amigo imaginario’ lo va a entender, el resto de personas que accedan a tus contenidos también lo harán.

¡No olvides definir tu tono!


Tu lector debe ser lo más importante, el verdadero protagonista de los contenidos. Cuando una persona se encuentre leyendo tu texto tiene que sentirse identificada con lo que estás contando, por ello es muy importante utilizar el tono exacto y preciso a la hora de combinar tus palabras.

Aunque como redactor puedas adoptar diferentes registros lingüísticos, siempre debes escribir en el tono de tu lector y no en el tuyo. Tu audiencia será en todas las ocasiones el centro de la comunicación.

El tono dependerá del tipo de lectores que tenga tu plataforma, ya sea más formal o coloquial, pero siempre deberás mantenerlo a lo largo de todo el texto. Si combinas registros técnicos con expresiones ‘de la calle’ se pierde la esencia del contenido y la idea que deseas transmitir queda bastante difusa, sin concreción.

El texto debe asentarse y reposar durante horas

Técnicas de copywriting para impresionar a tus lectores

Las prisas no son nunca buenas aliadas del redactor. Es importante que dejes descansar tus creaciones una vez que hayas terminado, por ejemplo durante 24 horas. Al día siguiente verás lo que has escrito desde otra perspectiva y no recordarás todo de manera mecánica como en el inicio del texto.

Una buena técnica para comprobar la efectividad de tu texto es leerlo en voz alta, como si se lo estuvieses narrando en persona a uno de tus lectores. De esta manera, conseguirás detectar oraciones que resultan excesivamente complejas o que se encuentran mal construidas. Además, con este método también puedes probar si el tono escogido es el correcto y si el texto fluye con normalidad, sin impedimentos.

Como obseso empedernido de la buena ortografía y defensor de las reglas lingüísticas, doy por hecho que en ninguno de los textos hay cabida para las faltas y errores ortográficos. Ojo, tildes incluidas, que no es lo mismo decir “canto” que “cantó”.

La guinda del pastel: un buen resumen

Enamora a los lectores de tu blog, hazles vibrar y sentir

En muchas ocasiones, el ritmo que imprime Internet a nuestro trabajo es desorbitado y excesivo. Siempre se ha dicho que el tiempo es oro y el de tu lector no iba a ser menos. Aunque haya gran parte de tu audiencia que invierta sus minutos en descubrir lo que has preparado en tu blog, habrá otra mucha que no disponga de ellos.

Pónselo fácil y aligera su camino en la navegación. Una óptima forma de concluir un texto, que no obligatoria, es ofrecer un resumen o conclusión con los puntos de mayor relevancia de tu entrada. Debe ser algo así como un esquema o apuntes resumidos de ese ‘peculiar examen’ sobre un tema concreto que ofreces a tu audiencia digital.

[Tweet “Enamora a los lectores de tu #blog, hazles vibrar y sentir #Copywriting”]

Share This